Somalia da la bienvenida al primer vuelo comercial en 22 años

Un avión de la compañía aérea turca Turkish Airlines aterrizó hoy en el Aeropuerto Internacional Aden Adde de Mogadiscio, que no recibía un vuelo comercial internacional de una gran compañía desde hace 22 años.

El avión, procedente de Estambul, fue recibido en el aeropuerto de la capital somalí y en los alrededores con vítores y lágrimas por parte de miles de personas que esperaban la llegada del aparato, síntoma de la lenta recuperación del país, en guerra permanente desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré.

A bordo de la aeronave, de color blanco, se encontraba el viceprimer ministro turco, Bekir Bozda, y una delegación de enviados de Ankara que, a su llegada, se encontraron la bandera turca ondeando en el aeropuerto capitalino y una banda de música tocando el himno de Turquía.

El presidente de Somalia, Sharif Sheikh Ahmed, agradeció a los emisarios turcos el apoyo y la implicación de Turquía en la reconstrucción del país africano.

“Es un gran día, es el comienzo de la nueva Somalia, es el inicio de la esperanza”, dijo el mandatario somalí a la delegación del Ejecutivo de Ankara, que agregó que “el pueblo turco y su gobierno están devolviendo la esperanza a los somalíes. Espero que Somalia nunca lo olvide”.

Por su parte, Bozda se mostró “feliz de ser el primer gobierno que decide ayudar a Somalia”, una asistencia que, según el viceprimer ministro turco, confirma la inauguración del primer vuelo internacional a Mogadiscio, que tendrá una frecuencia de dos veces por semana, aunque podría aumentar dependiendo de la demanda.

Hasta ahora, sólo tres compañías operaban en Somalia, pero sus destinos internacionales estaban limitados a Nairobi, Yibuti, Dubai y Jeddah, por lo que la compañía turca abre nuevas posibilidades a los usuarios del aeropuerto de Mogadiscio.

Ahmed Nur Ali, un empresario de 39 años que tomó el avión hacia Turquía desde la pista capitalina reconoció: “Estoy muy feliz. Siento que Somalia vuelve a ser un país, porque uno de los peores problemas que teníamos era la falta de conexiones aéreas”.

“Ahora iré directo a Estambul. Solía pasar por Nairobi o Dubai -explicó Ali- para coger vuelos de Turkish Airlines, porque hago negocios en Turquía”.

Por su parte, Duniya Osman, una estudiante de secundaria de 17 años, que presenció la llegada de su primer vuelo internacional, confesó su entusiasmo, aunque reconoció que no suele viajar.

“Siento que Somalia está recuperando su libertad, porque el país está ahora conectado con el resto del mundo”, señaló Osman.

La joven apuntó que espera convertirse en azafata y trabajar en vuelos internacionales.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.