España no va a cambiar su postura sobre el Sahara Occidental

El secretario de Estado español de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, mostró hoy la satisfacción de Madrid ante los acercamientos entre Marruecos y Argelia, que podrían desbloquear las negociaciones sobre el Sahara Occidental, aunque señaló que España será solo “testigo” de ese proceso.

“Vemos muy positivamente la evolución en las relaciones entre Marruecos y Argelia, y ahora estamos ante la perspectiva de que se pueda reabrir la frontera entre los dos países”, declaró De Benito a la prensa en la sede central dela ONUen Nueva York al ser preguntado sobre el conflicto del Sahara Occidental.

El Ejecutivo español ve ese acercamiento como importante para lograr una solución al futuro de la excolonia española, dado que Argel es un aliado del Frente Polisario, aunque insistió en la voluntad de Madrid de no involucrarse en las negociaciones.

“Lo que queremos es ser testigos del proceso: dejar a las partes que negocien y que haya avances en la unión progresiva del Magreb árabe, y concretamente en las relaciones entre Argelia y Marruecos”, explicó De Benito, al subrayar que es “muy positivo para toda la región” que haya una mejor relación entre ambos países.

El “número dos” del ministerio español de Exteriores explicó así que el Gobierno del conservador Mariano Rajoy no contempla en estos momentos aplicar modificación alguna a la postura que ha mantenido España sobre el Sahara Occidental.

“Lo que queremos es que se llegue a una solución por la vía de la negociación, que se apliquen las resoluciones de Naciones Unidas, pero no va haber una modificación con respecto a lo que han hecho Gobiernos anteriores”, indicó De Benito, quien subrayó que Madrid permanece en cualquier caso “muy atento” al proceso.

El pasado 13 de marzo concluyó sin ningún avance en la localidad de Manhasset (Nueva York) la novena ronda de conversaciones informales sobre el futuro del Sahara Occidental entre Marruecos y el Frente Polisario, que acordaron volver a encontrarse en junio y en julio.

Por su parte, el enviado especial dela ONU, Christopher Ross, anunció una visita a la zona.

De Benito afirmó que el Gobierno español quiere apoyar a Ross “en toda su labor”, por lo que indicó que Madrid prestará “el apoyo logístico que se le ha dado siempre” para su viaje al Sahara Occidental y a la región que éste planea realizar.

Marruecos, que ocupó el Sahara Occidental en 1975 tras la salida de España, defiende la autonomía de la zona dentro de su Estado como la única salida viable para el conflicto, mientras que el Polisario apuesta por la celebración de un referéndum en el que los saharauis puedan votar también por la independencia.

De Benito también se refirió hoy a la situación de los cooperantes españoles secuestrados en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, de los que el Gobierno español sabe que están “con vida”, e indicó que sigue trabajando “para lograr su liberación”, aunque no quiso “hablar mucho” del asunto debido a la delicadeza de las negociaciones.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.