Ahmadineyad y Erdogan esperan derribar barreras por medio de la cooperación

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuvieron hoy una reunión en Teherán en la que coincidieron en el deseo de que Irán y Turquía derriben las barreras que les separan por medio de la cooperación y el diálogo.

“El Gobierno y el pueblo de Turquía siempre han apoyado de forma transparente las posturas dela República Islámicade Irán respecto a la energía nuclear y seguirán la misma política en el futuro”, dijo Erdogan a Ahmadineyad sobre el conflicto atómico iraní, informó la agencia oficial, IRNA.

Con este encuentro concluyen las reuniones políticas previstas de Erdogan en su visita de dos días a Irán, país al que acudió procedente de Seúl, donde asistió ala II Cumbrede Seguridad Nuclear, en la que se entrevistó con el presidente de EEUU, Barack Obama, con quien trató de la cuestión atómica iraní.

Aunque las fuentes iraníes no lo han confirmado y Erdogan declinó comentar el asunto, se esperaba que el primer ministro turco transmitiese a Ahmadineyad un mensaje de Obama sobre la cuestión nuclear, previo a la reunión que los representantes de Irán celebrarán el próximo 13 de abril con el Grupo 5+1.

Erdogan ofreció ayer, miércoles, Estambul como sede de las reuniones entre el 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad dela ONUmás Alemania) e Irán para tratar el conflicto creado por el programa nuclear iraní y las sanciones que comporta, que influyen en la política y la economía mundiales.

El jefe del Gobierno turco dijo que está contra el uso de la tecnología nuclear para construir armas, pero agregó que ningún país tiene derecho a usar la fuerza contra otro por utilizar la tecnología atómica para fines pacíficos, en referencia a las amenazas de ataques militares hechas a Irán por parte de EEUU e Israel.

En el encuentro de hoy, Ahmadineyad recalcó que espera que se incrementen las relaciones bilaterales en los campos político, económico y cultural y que aumenten las transacciones comerciales, en especial en materia energética, ya que Irán es el principal suministrador de petróleo y gas a Turquía.

Advirtió también a Erdogan de que, “como países independientes, Irán y Turquía tienen enemigos comunes”, con lo que apuntó a las potencias occidentales, de las que dijo que no quieren que este tipo de países “se conviertan en poderosos en el concierto mundial”.

“Debemos estar, por tanto, alerta ante este tipo de complots”, dijo Ahmadineyad en referencia a supuestas medidas occidentales para frenar el progreso de Irán y Turquía.

Además de la cuestión nuclear, Erdogan ha hablado con las autoridades de Teherán del conflicto de Siria, en el que Irán defiende al régimen de Damasco, del presidente Bachar al Asad, mientras Turquía apoya a la oposición que trata de derrocarlo, y el escudo antimisiles europeo dela OTAN.

En una reunión previa con el líder del Parlamento iraní, Ali Lariyani, Erdogan coincidió con él en que Teherán y Ankara deben colaborar para resolver, por medio de la negociación, los conflictos y problemas regionales y no sólo los bilaterales.

La cuestión de Siria sería la más urgente a la que tendrían que enfrentarse, aunque también son importantes las diferencias sobre los radares instalados por EEUU en Turquía como parte del escudo antimisiles dela OTAN, que Irán considera una amenaza para su territorio y un medio de defensa para Israel, su principal enemigo.

Ayer, Erdogan se reunión con el vicepresidente iraní, Mohamad Reza Rahimi, con quien habló de cuestiones económicas y con el que coincidió en un plan para ampliar los intercambios comerciales bilaterales y pasar de 16.000 millones de dólares en 2011 a 35.000 millones en 2015.

Antes de concluir su visita a Irán y regresar a Turquía, Erdogan tiene previsto inaugurar un Centro Cultural Turco en Teherán y visitar la ciudad santa iraní de Mashad, en el noreste del país.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.