Un marroquí se jacta de pegar a su mujer “una o dos veces por semana”

Hace ya tiempo que muchas asociaciones femeninas y de derechos humanos vienen denunciando los reiterados casos de maltrato a las mujeres en Marruecos.  Hace apenas menos de un mes que una joven marroquí decidió suicidarse debido a que su familia la obligó a casarse con su violador. No es de extrañar ver en Marruecos sujetos como el que a continuación les doy una breve “historia” de lo que él llama “hazaña”.

Nejjar Mustapha es un peluquero marroquí que se jata de pegar a su mujer “una o más veces a la semana”. Él se siente  “feliz” y  asegura que su esposa también. “Yo soy partidario de la violencia contra las mujeres.  Cuando yo era pequeño, vi como mi padre pegaba a mi madre. Eso me impresionó, y cuando llegué a ser grande y tener hijos, hice lo mismo con mi esposa. Es obligatorio pegarla. (…) Incluso si no hace nada.  Debido a que hay un amor entre nosotros. (…) Llegas  cansado a casa y siento que necesito descargar la energía si la pego” afirma este personaje en una entrevista en el programa que pilota el excorresponsal del Aljazeera en Moscú Akram Juzam en la cadena de Alhurra.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.