La brutal contradicción del Consejo de Seguridad con la MINURSO en el Sahara Occidental

Marruecos

La delegación marroquí en la ONU festeja la resolución del Consejo de Seguridad que rechaza encomendar a la MINURSO protección de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acaba de prorrogar un año más la presencia de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental), pero sin darle competencias para la supervisión de los Derechos Humanos en el territorio. Una petición que solicitó Estados Unidos el pasado 16 de abril, que finalmente no salió adelante por la férrea oposición de Francia en el seno del máximo órgano de la ONU, con el apoyo de Rusia y España (esta última en el llamado Grupo de Amigos del Sahara Occidental).

La iniciativa norteamericana quería acabar con la anómala situación de la MINURSO que no tiene encomendado la supervisión de los Derechos Humanos, como sí la tienen otras misiones de paz del mundo. Y aquí convendría señalar la enorme contradicción del Consejo de Seguridad de la ONU en su votación de hoy 25 de abril de 2013. Mientras rechazaba que la MINURSO tuviera competencias en materia de Derechos Humanos,  al mismo tiempo aprobó la formación de una nueva fuerza de paz del organismo de la ONU para Malí (MINUSMA) que tendrá como mandato estabilizar la situación en el norte del país, además contará, según una resolución patrocinada (qué casualidad) por Francia, Luxemburgo, Marruecos y el Reino Unido, la obligación de encargarse de la protección de la población civil, en especial a mujeres y niños, y al personal de Naciones Unidas, así “como promoción y protección de los derechos humanos en Malí”.

Mientras que la resolución 2099 aprobada hoy por Consejo de Seguridad sobre el Sahara Occidental se limita a instar a todas las partes en conflicto (Marruecos y el Polisario) a mantener sus “esfuerzos” para la “promoción y protección de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados” de Tinduf (Argelia). Dista mucho, por tanto, de la obligatoriedad que tiene MINUSMA sobre la protección de los Derechos Humanos, una competencia de la que la MINURSO carece.

Mohamed VI, rey de Marruecos y la secretaria de Estado Hillary Clinton en Ouarzazate Marruecos en 2009 Foto Reuters

Mohamed VI telefoneó personalmente a la ex Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, solicitándole que interceda para que la MINURSO no supervise los DDHH en el Sahara Occidental.

Como no podía ser de otra manera Marruecos ha recibido la nueva ‘descafeinada’ resolución  con “satisfacción” e incluso con jactancia. En un comunicado leído por el portavoz de la Casa Real, Abdelhak Lamrini, el régimen alauita recalca que la resolución adoptada por la ONU “no contiene ningún apartado que implique, ni de cerca, una vigilancia internacional de los Derechos Humanos”. Unas palabras que los medios de comunicación marroquíes califican de “éxito diplomático”.

Por su parte, el representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, ha agradecido los esfuerzos norteamericanos y ha lamentado que, “por razones desconocidas”, renunciase a su primera iniciativa. Boujari ha declarado que aún confía en que la supervisión de los Derechos Humanos pueda ser discutida en el futuro.

Con el mismo argumento también se ha pronunciado Amnistía Internacional, que califica la votación de este jueves como una “oportunidad perdida”. El director de la ONG para Oriente Próximo y el norte de África, Philip Luther, ha denunciado en un comunicado que el Consejo de Seguridad “ha fallado a la población del Sáhara Occidental y de los campamentos de refugiados de Tinduf perdiendo una oportunidad única”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.