Archivo mensual: diciembre 2013

El Gobierno francés muestra en Argelia su apoyo a la “autodeterminación” del pueblo saharaui

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, con su homólogo francés François Hollande

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, con su homólogo francés François Hollande. Agencias

El Gobierno francés ha mostrado en Argelia su apoyo a la “autodeterminación” del pueblo saharaui en un comunicado conjunto argelino-francés emitido con motivo de la primera reunión intergubernamental bilateral de alto nivel celebrada hace dos días.

“Ambas partes acogen con satisfacción el compromiso continuo de la ONU y de la comunidad internacional por una solución justa y duradera, sobre la base de una solución política mutuamente aceptable que permita la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”, reza la nota publicada hoy en la página oficial de la jefatura del Gobierno argelino.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, realizó una visita oficial a Argelia entre el domingo y el martes, a la cabeza de una importante delegación formada por nueve ministros y numerosos diputados y empresarios franceses, durante la cual se firmaron nueve acuerdos de cooperación.

En el marco del estancado contencioso territorial saharaui, Rabat propone como única solución viable la autonomía del Sáhara Occidental, pero siempre bajo la égida marroquí.

Mientras que el grupo independentista saharaui Frente Polisario, cuyo principal baluarte es Argel, reivindica la celebración de un referéndum de autodeterminación en el que los saharauis puedan optar por la independencia.

Durante su última visita a Marruecos, el pasado abril, el presidente galo, François Hollande, mostró públicamente su apoyo a la propuesta marroquí para poner fin al conflicto.

“El plan de autonomía presentado por Marruecos en 2007 es una base seria y creíble para una solución negociada”, dijo el 4 de abril Hollande ante las dos cámaras del Parlamento marroquí.

El embajador de la República Árabe Saharaui y Democrática (RASD) en Argel, Brahim Ghali, ha calificado de “positiva” la posición mostrada por París en el comunicado conjunto difundido en Argel.

En unas declaraciones recogidas por la agencia oficial saharaui (SPS), Ghali ha subrayado que “lo expresado en el comunicado sobre la cuestión del Sáhara Occidental está en plena consonancia con la legalidad internacional y el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación”.

AGENCIA EFE.

Anuncios

UNA IMAGEN PARA LA HISTORIA Y DE MUCHO SIGNIFICADO PARA LOS SAHARAUIS

Mohamed Abdelaziz y Barack Obama

El Presidente saharaui y secretario general del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, junto con el presidente de EEUU Barack Obama, hoy en Sudáfrica durante el funeral al líder fallecido Nelson Mandela.

Cuando Nelson Mandela reconoció el legítimo derecho del pueblo saharaui y Marruecos lo odió

Salamu Hamudi Bachri

El pueblo saharaui nunca podrá olvidar el legado humano y el compromiso político del fallecido Nelson Mandela. El difunto líder sudafricano no defraudó a los saharauis. Mandela será recordado, entre muchas otras virtudes, como uno de los hombres baluartes en la defensa de los derechos humanos, entre ellos el de los pueblos, y en especial los africanos, a la autodeterminación.

Nelson Mandela

Nelson Mandela prometió avanzar en el reconocimiento de su país a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en 1993. Agencias

El extinto líder africano no veía en las aspiraciones del pueblo saharaui una excepción; lo que justifica que apenas llegó al poder en Sudáfrica prometió avanzar en el reconocimiento de su país a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) durante una visita oficial a Argelia en 1993. Y aunque no será hasta septiembre de  2004 cuando se materializó de manera oficial aquel compromiso, estando ya en el gobierno su sustituto el hoy expresidente Thabo Mbeki, Mandela no retrocedió en su compromiso pese a los interminables esfuerzos diplomáticos emprendidos por Marruecos para evitar ese reconocimiento por parte de uno de los estados más influyentes de África.

En agosto de 2004 el expresidente Thabo Mbeki, quien presidió el gobierno sudafricano entre 1999 y 2008,  envió una carta al Rey de Marruecos, Mohamed VI, en la explicaba que  las razones de tal decisión radicaban en no querer convertirse en “cómplices de la denegación al pueblo del Sáhara Occidental de su derecho a la autodeterminación”.

Y a renglón seguido aducía los argumentos que el gobierno sudafricano utilizó para postergar el reconocimiento diplomático a la RASD hasta cinco años después de dejar Mandela la presidencia, cuando vio que “la respuesta del Gobierno de Marruecos, de 9 de abril 2004, al Plan de Paz de la ONU, inequívocamente pretende denegar al pueblo del Sáhara Occidental su derecho a la autodeterminación”.  Eso provocó una gran ira en Marruecos que llamó a consultas a su embajador en Pretoria.

Aquella larga demora sudafricana al reconocimiento diplomático provocó las críticas del Frente Polisario que llegó a acusar, en un momento determinado, al gobierno sudafricano de “traicionar al pueblo saharaui por malograr la formalización de lazos diplomáticos”. Hoy en día el movimiento saharaui cuenta con una embajada en la capital sudafricana, y mantiene unas excelentes relaciones diplomáticas con el país africano.

Winnie Mandela, Abdelkader, Jadiya, Fatma, Suema y Zahra

Winnie Mandela junto con personalidades saharaui en las IV Jornadas de las Universidades Públicas Madrileñas sobre el Sáhara Occidental en mayo de 2010. Agencias

La relación de Nelson Mandela con el pueblo saharaui, y por consiguiente con su representante legítimo, el Frente Polisario, es a consecuencia, entre otros motivos, del apoyo que Marruecos prestó durante décadas al gobierno sudafricano en la época del apartheid, y viceversa. Durante la guerra que enfrentó Marruecos con el Frente Polisario (1975-1991), éste último capturó en 1979 una gran cantidad de armamentos que llevaban letras escritos en una lengua parecida al holandés, y que el entonces embajador del Congreso Nacional Africano (ANC) en Argel reconoció que se trataban de armas sudafricanas.

Eso hay que añadirle el hecho que Hassan II patrocinó el fallido golpe de estado, que en 1977, llevaron a cabo mercenarios franceses contra el entonces presidente de la República de Benin Mathieu Kérékou, un gran aliado en aquella época del ANC, el partido que Madiba dirigía desde su prisión.

Baisepied-Hassan-Alaoui

Mandela se indignó durante una visita a Marruecos por los comportamientos de los “abids”, esclavos del Rey Hassan II, al besar la mano y los pies del monarca. Mandela consideró aquello como un acto de “esclavitud”. Agencias

A partir de allí Marruecos se convertiría, no solo para el ANC, sino para todos los movimientos revolucionarios del mundo en un estado reaccionario y sostén de las potencias imperialistas en la región. Radicalmente opuesto a la Argelia revolucionario, que pasó, después de su independencia en 1962, en la meca de las revoluciones, ya sean africanas o latinoamericanas. Por lo que no es de extrañar que la primera visita que Mandela realizó al extranjero después de asumir la presidencia tuviera como destino la propia Argelia.

Argelia preparó militarmente al propio Nelson Mandela; Argelia propició a los miembros del ANC oficinas de información y armamentos. E incluso el actual presidente sudafricano Jacob Zuma aún recuerdo con orgullo que durante su lucha contra el apartheid viajaba por el mundo con un pasaporte diplomático expedido por las autoridades argelinas. Por esa razón Argelia ha declarado ocho días de luto oficial y la bandera a media asta por la muerte del “gran amigo” Nelson Mandela.

Mandela, en el centro, durante su estancia en Argelia en 1962. Agencias

Mandela, en el centro, durante su estancia en Argelia en 1962. Agencias

Por su parte, Marruecos siempre vio en Mandela una persona enemiga, por su acercamiento a Argelia, y por ende a los pueblos africanos que defienden su derecho a la libertad y a la autodeterminación, y una figura próxima a las tesis del Frente Polisario, por eso se puede explicar que el nombre del líder africano sea incluido en la lista de las 50 personas que más odian a Marruecos, según un censo elaborado por un importante seminario marroquí, Hespress.com, en su edición número 21, del 23 de mayo de este año.

El Parlamento marroquí debate legalizar el hachís

Cannabis

Marruecos sigue siendo uno de los principales productores mundiales de cannabis. Agencias

El Parlamento marroquí debatirá mañana miércoles, en un hecho sin precedentes, el empleo del cannabis con fines terapéuticos, a petición de un grupo de diputados favorables a su legalización parcial, indicó uno de los impulsores del proyecto.

También se estudiará “el papel de la cultura del kif (como llaman al hachís en el norte de África) en la creación de una economía alternativa”, en un reino que es uno de los principales productores mundiales.

“El miércoles organizaremos en el parlamento una jornada dedicada al estudio de la utilización del kif terapéutico, con la presencia de expertos marroquíes e internacionales”, declaró  el diputado Mehdi Bensaid, del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM).

“La idea es crear un debate relacionado con esto, ver a qué han dado lugar otras experiencias internacionales sobre la materia, sin llegar a la legalización total, pero controlada”, añadió.

Bensaid explicó que el grupo parlamentario del PAM, en el origen del proyecto, solicitó a “organismos internacionales”, a expertos suizos y a ONG que participen en el debate, “primera etapa hacia una proposición de ley”.

Según el programa , el coordinador de la Coalición Marroquí para la Utilización Médica e Industrial del kif, Shakib al Jayari, ardiente defensor de la legislación, tomará la palabra en el debate.

Aunque según cifras oficiales la superficie de cultivo de cannabis se redujo un 60% en diez años, hasta unas 50.000 hectáreas en la actualidad, Marruecos sigue siendo uno de los principales productores mundiales de cannabis, y unos 90.000 hogares viven de su producción en la región del Rif (norte), según el Ministerio marroquí del Interior.

España, Holanda, Italia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Australia y la República Checa ya legalizaron el cannabis con fines terapéuticos.