Archivo de la etiqueta: consejo de seguridad

Argelia detiene al ex alto mando de la lucha contra el terrorismo por “constitución de banda armada”

10044_963

El general ha sido acusado por “constitución de banda armada”. Agencias.

A pesar de que las autoridades argelinas son muy sensibles con todo lo que acontece alrededor de los asuntos castrenses y de inteligencias, según algunos medios de comunicación del país, el pasado jueves fue detenido el que era máximo jefe de la lucha contra el terrorismo de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DRS en sus siglas en francés), el general Abdelkader Aït Ouarabi, conocido como el general Hassan, quien fue procesado entre otros delitos “por constitución de banda armada y declaración falsa sobre la cantidad de armas en su posesión”, acusaciones graves que en el país árabe se pueden traducir en pena capital, en caso de que sean ciertas tales acusaciones por parte de tribunales militares.

El general Hassan, que se encontraba bajo arresto domiciliario desde hace dos, había sido prejubilado, a finales de 2013, por mandato del presidente de la República, Abdelaziz Buteflika, junto a un buen número de altos cuadros del servicio de espionaje y el ejército, a consecuencia de los famosos acontecimientos de la planta gasística de Tinguenturin, donde el general participó activamente en el desenlace del mayor secuestro, tal vez de la historia, con un saldo de 39 extranjeros muertos de ocho nacionalidades, un argelino y 29 terroristas.

El general Hassan, quien fue detenido en su casa en la capital argelina, tiene parentesco familia, según medios de comunicación, con el jefe del poderoso servicio de inteligencias argelino (DRS), el general Mohamed Lamine Médiene, conocido como “Toufik”, de 74 años, 49 años en el servicio, y a la cabeza del máximo órgano desde 1990.

Salamu Hamudi.

La brutal contradicción del Consejo de Seguridad con la MINURSO en el Sahara Occidental

Marruecos

La delegación marroquí en la ONU festeja la resolución del Consejo de Seguridad que rechaza encomendar a la MINURSO protección de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acaba de prorrogar un año más la presencia de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental), pero sin darle competencias para la supervisión de los Derechos Humanos en el territorio. Una petición que solicitó Estados Unidos el pasado 16 de abril, que finalmente no salió adelante por la férrea oposición de Francia en el seno del máximo órgano de la ONU, con el apoyo de Rusia y España (esta última en el llamado Grupo de Amigos del Sahara Occidental).

La iniciativa norteamericana quería acabar con la anómala situación de la MINURSO que no tiene encomendado la supervisión de los Derechos Humanos, como sí la tienen otras misiones de paz del mundo. Y aquí convendría señalar la enorme contradicción del Consejo de Seguridad de la ONU en su votación de hoy 25 de abril de 2013. Mientras rechazaba que la MINURSO tuviera competencias en materia de Derechos Humanos,  al mismo tiempo aprobó la formación de una nueva fuerza de paz del organismo de la ONU para Malí (MINUSMA) que tendrá como mandato estabilizar la situación en el norte del país, además contará, según una resolución patrocinada (qué casualidad) por Francia, Luxemburgo, Marruecos y el Reino Unido, la obligación de encargarse de la protección de la población civil, en especial a mujeres y niños, y al personal de Naciones Unidas, así “como promoción y protección de los derechos humanos en Malí”.

Mientras que la resolución 2099 aprobada hoy por Consejo de Seguridad sobre el Sahara Occidental se limita a instar a todas las partes en conflicto (Marruecos y el Polisario) a mantener sus “esfuerzos” para la “promoción y protección de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados” de Tinduf (Argelia). Dista mucho, por tanto, de la obligatoriedad que tiene MINUSMA sobre la protección de los Derechos Humanos, una competencia de la que la MINURSO carece.

Mohamed VI, rey de Marruecos y la secretaria de Estado Hillary Clinton en Ouarzazate Marruecos en 2009 Foto Reuters

Mohamed VI telefoneó personalmente a la ex Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, solicitándole que interceda para que la MINURSO no supervise los DDHH en el Sahara Occidental.

Como no podía ser de otra manera Marruecos ha recibido la nueva ‘descafeinada’ resolución  con “satisfacción” e incluso con jactancia. En un comunicado leído por el portavoz de la Casa Real, Abdelhak Lamrini, el régimen alauita recalca que la resolución adoptada por la ONU “no contiene ningún apartado que implique, ni de cerca, una vigilancia internacional de los Derechos Humanos”. Unas palabras que los medios de comunicación marroquíes califican de “éxito diplomático”.

Por su parte, el representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, ha agradecido los esfuerzos norteamericanos y ha lamentado que, “por razones desconocidas”, renunciase a su primera iniciativa. Boujari ha declarado que aún confía en que la supervisión de los Derechos Humanos pueda ser discutida en el futuro.

Con el mismo argumento también se ha pronunciado Amnistía Internacional, que califica la votación de este jueves como una “oportunidad perdida”. El director de la ONG para Oriente Próximo y el norte de África, Philip Luther, ha denunciado en un comunicado que el Consejo de Seguridad “ha fallado a la población del Sáhara Occidental y de los campamentos de refugiados de Tinduf perdiendo una oportunidad única”.

A qué teme Marruecos en el Sahara Occidental

MINURSOEstados Unidos empieza mover piezas en el Sahara Occidental. Y lo hace en materia de derechos humanos a través de un proyecto de resolución que ha puesto a Marruecos a tiritar en cuestión solo de una semana. EEUU pretende con esta iniciativa que la MINURSO (La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental) incluya en su mandato la supervisión de la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental, en los campamentos de refugiados de Tinduf y en las zonas saharauis bajo control del Polisario. La resolución está siendo debatida por el llamado Grupo de Amigos del Sahara Occidental (EEUU, Francia, Reino Unidos, España y Rusia) y será votada el día 25 por el Consejo de Seguridad de la ONU. La MINURSO es la única misión de paz del mundo que no tiene competencias en materia de derechos humanos y está presente en el territorio desde 1991, a raíz del alto el fuego entre el Polisario y Marruecos. Aunque ya hay medios de comunicación que aseguran que finalmente  organismos de las Naciones Unidas diferentes e independientes de la MINURSO serán los encargados de supervisar los derechos humanos, un “rectificación” de EEUU, por la oposición de España y Francia al proyecto inicial.

El hecho de que Washington formalice esta petición, es ya un paso no solo positivo para los saharauis, sino que es sin parangón, e incluso podría marcar un punto de inflexión en este conflicto que dura ya cerca de 40 años. Es la primera vez que un país miembro permanente del Consejo de Seguridad hace suyas las innumerables quejas de las diferentes ONG en defensa de los derechos humanos, que año tras año e informe tras otro exigen que se respeten los derechos humanos en el Sahara Occidental y que haya un mecanismo independiente para su protección.

Pero tal vez, la ONG a la que se le prestó  mayor atención en cuanto a sus conclusiones haya sido la del Centro Robert Kennedy, que efectuó una visita el pasado mes de agosto al Sahara Occidental y a los campamentos de Tinduf. La organización que dirige Kerry Kennedy cuenta con estrechos vínculos con el Partido Demócrata en EE UU, y en especial con John Kerry, el secretario de Estado norteamericano. Aunque este último ya en 2001, siendo aún senador por Massachusetts, junto con otros tres senadores demócratas enviaron una carta firmada al, entonces, secretario de Estado, Colin Powell, pidiendo el regreso de EE.UU a la posición original de la ONU por la que el pueblo saharaui tiene derecho a un referéndum justo y libre.

MINURSO

Esta decisión de la administración de Obama, ha hecho que estos días Marruecos ponga el grito en el cielo y tome decisiones tan radicales a la par que precipitadas. El reino alauí ha suprimido por ejemplo las maniobras militares conjuntas con las fuerzas armadas norteamericanas conocidas como African Lion 2013 previstas para finales de mes.  Además ha retirado todas las banderas marroquíes que rodeaban  el cuartel general de la MINURSO en el Sahara Occidental, así como también realiza una ronda de conversaciones por los cinco países permanente del Consejo de Seguridad, con la finalidad de persuadirles para que no voten a favor de la propuesta estadounidense. ¿A qué teme Marruecos?

Si el Consejo de Seguridad de la ONU da luz verde a la MINURSO en materia de derechos humanos, el conflicto saharaui pasaría del actual Capítulo VI­ – solución a través de las medidas políticas y negociaciones- al temido Capítulo VII– que permite el uso de la fuerza militar-; y por consiguiente si Marruecos continúa con sus violaciones de los derechos humanos, imposibilitando con ello el libre registro de las ONG en el Sahara Occidental, la MINURSO puede solicitar protección militar a los ciudadanos que se manifiestan libremente, y con ello recorrería al citado Capítulo VII; y con eso Marruecos es consciente que pierde en gran parte lo que él llama “soberanía sobre las zonas del sur”. (Es harto sabido que ningún país del mundo reconoce la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental).

MINURSO

Marruecos sostiene a lo largo de estos años que los saharauis en Tinduf no son  refugiados sino “secuestrados”, por ello llama mucho ahora la atención que caiga en contradicción y que con gestos desesperados intente impedir que la MINURSO supervise también los derechos humanos en las zonas bajo control del Polisario.

De hecho, el actual consejero del Rey Mohamed VI, y exministro de Asunto Exteriores, Taieb Fassi-Fihri solicitó en 2011, durante la negación con el Frente Polisario, “la creación de un mecanismo de protección de los derechos de los saharauis en los campamentos de refugiados hace 30 años”. Llama la atención que ahora él es quien encabeza la delegación de su país que visita las capitales de los países del Consejo de Seguridad para persuadirles para no votar a favor de la resolución norteamericana.

Como colofón a este artículo me gustaría hacer otra pregunta, y en esa ocasión al Polisario. Por qué en estos momentos tan sensibles, aún no hay representante diplomático saharaui en las oficinas de Washington ¿Dónde está  Mohamed Yeslem Beissat? Desde octubre solo está el subdelegado. Las razones personales y políticas hay que dejarla a parte y aprovechar la actual coyuntura política para sacar un mayor rédito político y hacer que nuestra causa sea más visible que nunca.

Salamu Hamudi Bachri

La Minurso en el Sáhara Occidental

Carta al director que envié al diario El País:

Estados Unidos quiere que la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental) supervise la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, en los campamentos de refugiados de Tinduf y en las zonas saharauis bajo control del Polisario. Y así lo ha hecho saber a través de un proyecto de resolución enviado a los cinco países permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Una iniciativa que al parecer le ha sentado fatal a Marruecos. ¿Por qué? Todas las misiones de paz en el mundo tienen también como cometido la vigilancia de los derechos humanos, excepto la Minurso.

Marruecos sostiene que los saharauis en Tinduf no son refugiados, sino secuestrados por el Polisario y Argelia desde 1975. ¿Acaso Marruecos no quiere saber la verdad? No admite periodistas en el Sáhara Occidental, no tolera presencia de observadores internacionales, expulsa eurodiputados, silencia y tortura a activistas de derechos humanos. No acepta el referéndum. Desconfía de Christopher Ross.

A Marruecos ningún país le reconoce su soberanía sobre el Sáhara Occidental. ¿Hasta cuándo esa inmunidad?— Salamu Hamudi Bachri.Periodista saharaui.

 http://elpais.com/elpais/2013/04/18/opinion/1366309354_830243.html

Nueva ronda de negociación entre el Polisario y Marruecos en Nueva York el próximo domingo

Después de ocho meses sin contactos, Marruecos y el Frente Polisario sostendrán una nueva ronda de conversaciones informales el próximo domingo en Nueva York,  según ha asegurado hoy el portavoz oficial de la ONU, Martin Nesirky.

La cita será en la localidad de Mahansset del 11 al 13 de marzo contará con la asistencia del enviado especial de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, el estadounidense Christopher Ross.

También participarán delegados de Argelia y Mauritania, países vecinos de ese territorio ocupado por fuerzas marroquíes desde 1975.

El encuentro buscará avances en la discusión de las propuestas elaboradas por cada parte con vistas a un arreglo al problema que ocupa la atención de la ONU desde principios de la década de 1990.

También tratará sobre la adopción de medidas de confianza y de otras relacionadas con los temas del medio ambiente, recursos naturales y desminado, explicó el portavoz.

Nesirky puntualizó que la ONU mantiene su compromiso para encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que conduzca a la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental, como lo decidió el Consejo de Seguridad.

El anterior intercambio irregular en busca de la reactivación de las negociaciones formales interrumpidas desde 2008 tuvo lugar en julio pasado, también en Mahansset.

Este tipo de contactos de carácter informal fue dispuesto por el Consejo de Seguridad y comenzaron en Viena en agosto de 2009 y continuaron en Nueva York y Malta durante los años 2010 y 2011.

Antes se registraron rondas de diálogos oficiales en junio y agosto de 2007 y enero y marzo de 2008.

La ONU tiene el compromiso de realizar un referéndum sobre autodeterminación en ese territorio y desde 1991 estableció allí una misión (MINURSO) integrada ahora por unos 230 efectivos.

El Sahara Occidental está incluido en la lista oficial de 16 territorios no autónomos reconocidos como tales por el Comité de Descolonización de la ONU.

En diciembre pasado, la Asamblea General aprobó una resolución que reafirmó la responsabilidad de la organización mundial hacia el pueblo del Sahara Occidental e instó a encontrar una solución política que conduzca a su libre determinación.